Principio de Hummer

Entendiendo el principio de Hummer

En el caso de este principio, si tomas una baraja completa (52 cartas) o cualquier paquete que contenga un número par de cartas y sigues los pasos descritos en el enunciado anterior, lo que puedes hacer para verificar fácilmente su cumplimiento es repartir las cartas alternativamente en dos paquetes sobre la mesa y comprobar que efectivamente en cada paquete hay el mismo número de cartas cara arriba.

Hay que tener en cuenta las siguientes tres consideraciones:

  • El principio no funciona si el paquete inicial contiene un número impar de cartas.
  • En relación a la mezcla CATO, es posible voltear cualquier número par de cartas, es decir, no solo dos como se establece en el enunciado, y el principio se seguirá cumpliendo
  • Es indiferente cortar antes o después de la acción de voltear las cartas.

Como consecuencia de lo anterior, también es posible comprobar que si partimos de un paquete de 2n cartas, hacemos varias mezclas CATO, repartimos alternativamente las cartas en dos paquetes sobre la mesa y volteamos uno de ellos encima de del otro, quedarán n caras cara arriba y n cartas cara abajo.

Aplicaciones prácticas

Existen innumerables juegos de cartomagia que hacen uso de este principio de forma aislada o en combinación con otros.

El juego que describo a continuación es original de Bob Hummer y básicamente es el manejo que se publicó en el libro Face Up Face Down Mysteries. Consiste en los siguientes pasos:

  1. Toma 10 cartas cualesquiera de la baraja cara abajo y sujétalas en la mano izquierda en posición de repartir.
  2. Extiende las dos primeras cartas y voltéalas cara arriba dejándolas nuevamente en la posición superior. A continuación corta el paquete por donde quieras.
  3. Repite el procedimiento anterior (mezcla CATO) tantas veces como desees.
  4. Busca en el paquete y da la vuelta a las cartas que ocupan las posiciones 2, 4, 6, 8 y 10.

Como resultado de lo anterior e independientemente de cuantas mezclas CATO hayas hecho verás que siempre quedarán 5 cartas cara arriba y 5 cara abajo.

De entrada no parece muy espectacular. Una forma de crear un efecto algo más mágico sería escribir de antemano una predicción en la que digas que al final del efecto quedarán 5 cartas cara arriba y 5 cara abajo. Además, y para dotar al juego de mayor aleatoriedad podrías introducir las siguientes variaciones respecto a lo explicando anteriormente.

  1. Pide la colaboración de una persona para que sea ella quien tome 10 cartas cualesquiera de la baraja y se encargue de realizar las siguientes acciones.
  2. Antes de que empiece a hacer las mezclas CATO pídele que mezcle y corte el paquete de 10 cartas cuantas veces quiera
  3. En lugar del paso 4 descrito anteriormente, que es más difícil de realizar por alguien que no esté acostumbrado a manejar las cartas, puedes pedirle al espectador que distribuya las cartas repartiéndolas alternativamente en dos montones encima de la mesa y a continuación decirle que voltee cualquiera de ellos sobre el otro.
  4. A continuación, y para finalizar el juego, mostrarías la predicción que corrobora que ya sabías lo que iba a suceder a pesar de todas las mezclas y decisiones del espectador.

guest

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: Aurelio Sánchez Estévez
Finalidad: Gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: 1&1 Internet España S.L.U. (proveedor de hosting de Ilusiones Matemáticas).
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.
1 Comentario
Inline Feedbacks
View all comments
Franco Capetillo
Franco Capetillo
hace 1 año

Sobre Bob, era el clásico nerd que vemos en las películas ochenteras. Poco atención a su look, obsesionado con sus cálculos (juegos de cartas), habilidades sociales limitadas (por eso nunca triunfó en teatro o club nocturno); El buen chico se ganaba la vida yendo de taberna en taberna y de pub en pub haciendo trucos de magia.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso, así como nuestra política de cookies. Pulsa en el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies